World Vision Colombia

    Conectamos a nuestra audiencia con todas las actividades que hacemos por los niños y las niñas del país.

    POR QUÉ ES IMPORTANTE BRINDAR UNA INFANCIA FELIZ

    Por qué es importante brindar una infancia feliz

    Muchas veces se habla de cómo criar niñas y niños empáticos, exitosos, que obtengan las mejores calificaciones en la escuela. Lo cierto es que las madres y los padres lo que buscan es que sus hijas e hijos sean felices. ¿Qué es ser feliz? ¿Cómo sé si son felices? Estas son algunas preguntas que tratamos de responder en este blog.


    Comencemos de la premisa que, para ser felices, las niñas y los niños deben vivir en un ambiente seguro y protegido. Para asegurarlo, la Convención de los Derechos del Niño estipuló, en 1990, que hay 6 macro derechos fundamentales que deben ser respetados para todos las niñas, niños y adolescentes.

     

    Estos son: el derecho a la identidad y a la familia, a expresarse libremente y el acceso a la información, a la protección contra el abuso y la discriminación, a la educación, a la vida segura y sana y, por último, a la atención especial en caso de estar impedidos. 

     

    A continuación, repasaremos el escenario colombiano y cómo podemos crear espacios cariñosos de crianza donde ellos puedan crecer felices. 

     

    Efectos de la violencia en la niñez

    El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) ha entregado diversas cifras de cómo se ve el escenario de nuestro país:

     

    En 2020, más de 5 mil niños y niñas fueron encontrados trabajando y mendigando las calles, más de 500 mil realizaron oficios de más de 15 horas semanales, más del 40% de niños y niñas han sido parte de algún tipo de violencia, entre el 21%  y el 37% de niñas y niños respectivamente, han sufrido violencia física, 21,2% de las niñas y 9,5% de los niños han sido abusados psicológicamente por adultos, entre otras. 

     

    A esto se suma que en el año 2020 se abrieron más de 20 mil procesos administrativos relacionados a violencia contra la niñez y solo en enero de 2021 se registraron 5 muertes de menores de edad por estas razones en Colombia. 

     

    Según la Organización Mundial de la Salud, el maltrato infantil se define como

    “los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder.

    La exposición a la violencia de pareja también se incluye a veces entre las formas de maltrato infantil”.

     

    Si bien existen casos de resiliencia y fortaleza, estudios a nivel cerebral revelan que el maltrato está relacionado a la capacidad de formar conexiones neuronales, afectando la habilidad para regular emociones y conductas, la toma de decisiones, la comprensión de las consecuencias de dichas opciones, entre otros.

     

    Los esfuerzos colombianos

    Teniendo todo esto en cuenta, en marzo de 2021 Colombia aprobó la ley que prohíbe explícitamente el castigo físico y los tratos humillantes de niñas, niños y adolescentes, sumándose a otros 57 países que ya cuentan con esta práctica.

     

    En World Vision Colombia, también aporta a esta causa. Una de nuestras tareas es proteger a niñas y niños de todo tipo de violencia. Por ello, hemos elaborado diversas iniciativas que buscan promover este fin

     

    Por qué es importante brindar una infancia feliz

    ¿Cómo tener hijos felices?

    La revista Time elaboró un listado de diez pasos para ayudar a nuestras hijas e hijos a crecer felices, basado en el libro de Christine Carter “10 Simple Steps for More Joyful Kids and Happier Parents”. Todo, avalado por la ciencia: 

     

    1. Ser padres felices: de acuerdo al estudio realizado por la autora, las hijas e hijos de padres con depresión u otros problemas, tienen más posibilidades de tener comportamientos erráticos. A eso se suma que la risa es contagiosa: la neurociencia asegura que los comportamientos como la risa, activan las neuronas espejo, que imitan dichas actitudes y hacen sentir a los demás, como si estuvieran riendo ellos mismos.

    2. Desarrollar la empatía: según el libro, ponerse en los zapatos del otro con actitudes compasivas y empáticas, aumenta la autoestima, la compasión y, como consecuencia, la felicidad.

    3. Esfuerzo sobre perfección: para bajar ansiedades y potenciales conductas erráticas y abuso de sustancias, la autora recomienda premiar el esfuerzo, permitiendo que se enfoquen en el proceso de aprendizaje y superación y no en cómo se ven ante los demás, o la necesidad de cumplir con etiquetas como “eres inteligente” o “eres bueno para hacer deportes”. 

    4. Ser optimistas: la autora Christine Carter asegura: “El optimismo está tan íntimamente relacionado con la felicidad, que ambos podrían considerarse equivalentes”. Así, Carter explica que las niñas y niños a quienes se les ha enseñado a ver el lado positivo de la vida tienen mejores resultados en la escuela, son más saludables y viven más años, tienen relaciones más satisfactorias y menos posibilidades de lidiar con depresión y ansiedad.
       
    5. Enseñar inteligencia emocional: las personas no nacen sabiendo entender y procesar sus emociones. En este divertido juego de mesa, te explicamos cómo hacerlo

    6. La felicidad como un hábito: enseñar la perseverancia, hacer las metas públicas para obtener validación social, apoyar ante el fracaso y seguir intentándolo, son algunas de las recomendaciones de la autora para lograr la felicidad en cada meta que se proponen.

    7. Disciplina y espera de la gratificación: si una niña o niño es capaz de esperar la gratificación –ya sea de un dulce o un triunfo académico –quiere decir que tendrán la capacidad de tolerar mejor la frustración y mayor sentido de la responsabilidad social cuando crezcan. 

    8. Jugar, jugar, jugar: De acuerdo al libro, en las últimas dos décadas las y los niños han perdido ocho horas en promedio de juego libre y espontáneo. Esto los ayuda a desarrollar habilidades cognitivas y emocionales, a trabajar en equipo, negociar, resolver conflictos y otras habilidades para funcionar como personas felices en el futuro.

    9. Menos televisión, más contacto: según la autora, estudios sociológicos pueden relacionar la felicidad con la ausencia de televisión. Si los niños están frente a una pantalla la mayor parte de su tiempo, no aprenden a regular la frustración cuando la gratificación no es inmediata, ni a negociar, ni a empatizar con los pares, ni las demás cosas que sí aporta el juego y el contacto con otras personas.

    10. La comida es en familia: estudios demuestran que las niñas y niños que comen junto a sus familias, tienen menos probabilidades de desarrollar una adicción al alcohol o drogas, sufren menos de depresión y ansiedad o a desarrollar un desorden alimentario.

     

    CONCLUSIÓN

    El maltrato y la violencia –en todas sus formas –pueden tener consecuencias imborrables en la vida de niñas y niños. Por eso, el llamado es a implementar simples acciones en la vida cotidiana, que empoderen a los adultos del futuro para crecer respetuosos, plenos y felices.

    Nueva llamada a la acción